Proyecto Illinois Early Learning


http://illinoisearlylearning.org/index-sp.htm

Preguntas: Pregunte a la Profesora Katz

Archivo: Pregunta 2

Pregunta Tengo un niño muy tímido en mi clase preescolar que entró a la clase a mitad del año. Ya pasó un mes y todavía no puedo despertar su interés en jugar con otros niños ni en otras actividades de la clase. ¿Tiene algunas sugerencias?

Dr. Lilian G. KatzProfesora Katz

Si el niño no parece estar muy apesadumbrado y simplemente se queda de lado observando a los demás niños sin unirse a ellos, un primer paso sería reasegurarle cada tanto que usted está disponible cuando el niño necesite ayuda.

Reasegure al niño que usted está presente para ayudarlo.

Por ejemplo, durante una conversación privada, es útil decirle algo como: "Tal vez no estés listo para jugar con los demás niños. Está bien que los observes mientras te acostumbras a cómo son las cosas aquí. Pero cuando quieras jugar con ellos, si quieres que yo te ayude, me lo dices, ¿está bien?". O podría decirle: "Si hay algo que previene el que juegues con ellos, cuéntamelo". De este modo, el niño no se siente presionado para unirse a los demás. Reasegurar a los niños pequeños de esta manera, frecuentemente los ayuda a relajarse; luego, poco a poco y sin darse cuenta de ello, llegan a formar parte de la vida de la clase.

Recuerde que la timidez significa estar nervioso o tener sentimientos de ansiedad en presencia de personas a quienes no se conoce bien. Usualmente incluye el temor de que estos desconocidos no te quieran o no deseen estar contigo. Los niños tímidos frecuentemente observan detenidamente lo que pasa en su entorno hasta que disciernen con cuáles compañeros sería fácil llevarse bien y a cuáles compañeros querrían continuar evitando.

Resista la tentación de presionar a un niño tímido para que participe más.

A veces los adultos regañan a los niños tímidos en sus esfuerzos por animarlos a relacionarse más con otras personas. Mi madre a veces me decía: "¿Qué te pasa? ¿El gato te quitó la lengua?" ¡Yo no supe nunca cómo contestar esa pregunta! Solamente me hacía tener sentimientos de culpa por ser tímida. Cuando se sienten presionados, algunos niños tímidos simplemente se obstinan y se alejan aún más del grupo. Pero al decirle cosas como "cuando creas que estás listo", se posibilita que el niño dé el primer paso de acudir a la maestra cuando el mismo crea que está listo.

Sugiera frases que el niño podría utilizar.

A veces, dependiendo de la edad del niño, es útil sugerirle frases que podría utilizar. El maestro podría decirle algo como: "Cuando creas que estás listo para jugar con los demás niños, solo ven a mí (o a otro maestro) y dime: 'Maestra, ¿podrías ayudarme? Quiero jugar con Anita y Benjamín en la casita.' Entonces con gusto te ayudaré a jugar con Anita y Benjamín."

Agrupe a un niño tímido con un compañero tranquilo y confiado.

En algunos casos de timidez, sería buena idea formar una pareja pidiendo a otro niño de la clase -no necesariamente el más sociable o popular, sino uno que tenga buen autodominio- para compartir con el niño tímido la responsabilidad de hacer algún mandado sencillo. Podría ser algo como llevar un sobre que contenga un mensaje a la oficina del director (junto con la ayudante de maestra). O podría ser una tarea sencilla como recoger ciertos libros del rincón de libros y juntos alcanzárselos.

Comunique su agradecimiento por la ayuda del otro niño.

Es útil expresar al niño que no es tímido -de una manera sincera y no exagerada- cuánto usted le agradece que trabaje con el niño tímido para ayudarlo a sentirse más cómodo en la clase. Es buena idea describir a la niña tímida, ante otras personas, como alguien que "todavía no está acostumbrada a cómo son las cosas aquí" en vez de clasificarla como tímida.

Tenga presente que cuando usted explica a otros niños cómo quiere ayudar a un niño o niña de la clase a lidiar con sus nervios, los niños que ayudan también están aprendiendo que usted estará presente para ayudarlos a ellos cuando lo necesiten. En realidad, en muchos casos podría comunicarle esto al niño a quien le pide ayuda diciendo algo como: "Quiero que intentes ayudar a Tomás a sentirse más cómodo en nuestra clase. Y si alguna vez necesitas ayuda con algo así, estaré aquí para ayudarte a ti también." De este modo se puede ayudar a niños muy pequeños a empezar a desarrollar un sentido de equidad. La equidad significa que a cada persona se la ayuda tanto como necesita. no significa que se trata a todos de la misma manera.

Tenga en cuenta también que la investigación muestra que el 80% de nosotros éramos un tanto tímidos de niños y que fuimos aprendiendo poco a poco a hacer frente a la timidez. También está bien que los niños pequeños sean un poco tímidos en la presencia de personas desconocidas. Normalmente se portan así porque han llegado a confiar en las personas que conocen bien. A todo niño que se acerca muy fácilmente o con muchas ansias a cualquier desconocido, se le debe observar detenidamente. Tal comportamiento podría indicar un problema grave.

Cuando el niño parece estar muy perturbado, tome pasos adicionales.

Por otro lado, si la niña es tan tímida que se siente profundamente infeliz la mayoría del tiempo y ya no solo observa pasivamente de lado, hay ciertos pasos que deben tomarse.

El primer paso es pedir a un familiar o a una cuidadora de confianza, a la que el niño tiene apego, que pase bastante tiempo en el aula con el niño, tal vez media hora, cada mañana durante una semana. Se debería animar a esta cuidadora a estar tranquila y a reasegurar al niño que ella comprende cómo se siente ser tímido en un lugar nuevo con tantos niños desconocidos, y que ella sabe que puede llevar varios días acostumbrarse a ello. La cuidadora (o padre o madre) también podría decir al niño que los empleados del programa están allí todos los días para ayudarlo a acostumbrarse a tantos cosas nuevas. Cualquier tono de regaño o enojo para con el niño, solamente empeoraría las cosas. El tono debería ser uno de comprensión confiada; no debe implicarse que el niño ha desilusionado al adulto.

Si el niño todavía parece estar severamente perturbado después de una semana o 10 días, podría ser buena idea buscar el consejo de un especialista en el desarrollo emocional infantil, como un asistente social o psicólogo con experiencia en tales asuntos. Sería muy útil que un maestro documentara el comportamiento de un niño que se muestra extremamente tímido. La documentación aporta información que el maestro puede compartir con los padres, el director, el asistente social o psicólogo y otras personas interesadas.

Recursos acerca de niños tímidos

Renuncia de responsabilidad legal

Las opiniones, recursos y referencias ofrecidas en el sitio Web de IEL se ofrecen con la intención única de proveer información y no con ninguna intención de sustituir los consejos médicos o legales, u otros servicios apropiados. Lo animamos a buscar ayuda directa local de un profesional capacitado, si es necesario, antes de tomar acción.

El contenido del sitio Web de IEL y las sesiones de Chateo de IEL no necesariamente refleja los puntos de vista ni las políticas del Proyecto de Aprendizaje Temprano de Illinois (Illinois Early Learning Project), la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, o la Junta de Educación del Estado de Illinois; ni tampoco implica un endoso por el Illinois Early Learning Project, la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, o la Junta de Educación del Estado de Illinois la mención de productos o nombres comerciales u organizaciones.

NOTA: En esta página pueden encontrarse publicaciones que están disponibles como archivos del formato PDF. Para poder leer estos archivos, baje el programa gratuito Adobe Reader